10 Razones para estudiar en el extranjero!


Estudiar en el extranjero es una de las experiencias más enriquecedoras que un estudiante puede tener.

Los más importante de vivir en el extranjero es que te adaptas a una nueva cultura y a aprender un nuevo idioma. 

  1. Vivir una aventura. Dicen que la vida empieza allí donde acaba nuestra zona de confort.
    Lo desconocido estimula el cerebro, amplía horizontes y te proporciona nuevos recursos para enfrentarte a la realidad.

  2.  Aprender a ser auto-suficiente. Inscribirte en el censo de residentes, abrir una cuenta corriente o firmar un contrato de alquiler son algunas de las gestiones que debes hacer como estudiante extranjero.
    Se reduce el ámbito de protección familiar y, por tanto, eres responsable de cumplir con las obligaciones que asumes y de entender las normas a las que estás sujeto.

  3. Aprender otro idioma. Comunicarte en otra lengua en las interacciones diarias o estudiar en otro idioma son experiencias que canalizan el aprendizaje.

    Además de adquirir un mejor acento y mayor fluidez, aprender un idioma in situ es la mejor manera de sentirlo como propio. 

  4. Conocer otra cultura. Cruzar en bicicleta el antiguo muro de Berlín, celebrar el año nuevo en China son maneras únicas e inolvidables de ampliar horizontes.

    Pero conocer otra cultura implica también entender y respetar sus normas: no reciclar en Alemania o copiar en un examen en Estados Unidos tienen consecuencias mucho más graves que en otros países.

  5. Estudiar en el extranjero te da una ventaja indiscutible, tanto a nivel colegial como universitario. Las bases a nivel académico o personal de un estudiante global son muy distintas a un estudiante local.

  6. Adquirir habilidades nuevas. Las personas que han estudiado en el extranjero desarrollan las habilidades necesarias para triunfar en el mercado de trabajo del siglo XXI: flexibilidad, capacidad de adaptación y de gestión de la incertidumbre.

  7. Establecer una red de contactos internacional. Desde contactos profesionalmente relevantes hasta amistades sólidas y duraderas, los lazos que se crean en el extranjero superan todo tipo de fronteras. Además, la tecnología facilita mucho el mantener el contacto (ya sea a través de Skype, Facebook, WhatsApp o e-mail).  

  8. Viajar. Descubre pueblos pequeños, ciudades grandes, playas nunca antes vistas por tus ojos. El mundo está afuera esperando para ser descubierto por ti.

  9.  Aprender sobre ti mismo. Estudiar en el extranjero es una experiencia de crecimiento personal. Al tomar decisiones en un entorno nuevo, te pones a prueba y aprendes tanto de tus aciertos como de tus errores.

  10. Volver. Ya lo dijo Proust: la verdadera experiencia en el extranjero no es la de descubrir nuevos paisajes sino la de adquirir una mirada nueva sobre el mundo que ya conocemos.
Buscar
¿Tienes preguntas? ¡Contáctanos!
xs
sm
md
lg